En este artículo, analizaremos la estructura de la muñeca de la mano.

A primera vista, la muñeca de la mamo parece fácil de dibujar.

Pero si observamos detenidamente, nos daremos cuenta de que hay una protuberancia muy notable en el lado del dedo meñique, que se ve diferente según el movimiento de la mano.

Así que, en este artículo, trataremos de comprender en qué consiste esta protuberancia,
a partir del análisis de la estructura ósea.

 

Conozcamos los huesos de la muñeca

Para empezar, veamos cómo está conformado el esqueleto de la muñeca de la mano.

En la muñeca de la mano encontramos dos huesos:
el hueso denominado radio en el lado del pulgar (indicado en color verde en la imagen de arriba),
y el hueso denominado cúbito o ulna en el lado del dedo meñique (indicado en color lila en la imagen de arriba).

La protuberancia que vemos en la muñeca se debe a la apófisis* existente en la punta del hueso cúbito.
(*apófisis: parte saliente de un hueso que sirve para su articulación o inserción muscular.)

En realidad, en la punta del hueso denominado radio también hay una apófisis,
pero no es tan prominente como la que está en la punta del cúbito.

Si a la hora de dibujar una mano, acentuamos las apófisis del radio y del cúbito,
podremos obtener una mano muy huesuda, o con aspecto tosco, rudo o masculino.

 

Cómo se ve la apófisis del cúbito

El grado de abultamiento de la apófisis del cúbito, cambia según la rotación de la muñeca.

Así que, veamos a continuación el mecanismo de rotación de la muñeca.

 

Estructura del antebrazo y la rotación del radio

Cuando uno gira la muñeca, lo que realmente está ocurriendo es que se hace girar el hueso radio,
el cual se extiende desde el codo hasta la muñeca.


(En la imagen de arriba: Hueso en color azul: radio. Hueso en color rojizo: cúbito.
Flecha que va en sentido de izquierda a derecha: giro hacia el lado interno.
Flecha que va en sentido de derecha a izquierda: giro hacia el lado externo.)

En otras palabras,
el hueso radio que está del lado del pulgar, gira alrededor del hueso cúbito (el cúbito sirve de eje).

Entonces, cuando giramos la muñeca de tal manera que el pulgar quede hacia dentro,
el radio se cruza con el cúbito, y por ende, la apófisis del cúbito sobresale.

Haz girar tus manos, y observa con detenimiento cómo se ven.

Verás que al girar tus manos en el sentido que los pulgares queden hacia dentro,
la apófisis del cúbito sobresale (se ve pronunciada).

Al contrario, cuando giras las muñecas de tal manera que los pulgares queden hacia fuera,
el radio y el cúbito dejan de cruzarse, y por ende, la apófisis del cúbito se retrae (se vuelve menos visible).

Ahora, aun cuando la apófisis del cúbito no se ve muy pronunciada,
no es que desaparece del todo, sino que siempre se ve levemente la forma del hueso.

Sin embargo, lo primordial aquí es que, cuando se gira la muñeca hacia fuera,
la apófisis se ve mucho menos pronunciada en comparación con cuando se gira la muñeca hacia dentro.

Observa con detenimiento las diferentes formas en que se ve la muñeca de la mano,
según el movimiento de las manos y brazos.

 

Conclusión

Bueno, he explicado de manera sencilla la estructura ósea de la muñeca.

A manera de resumen, mencionaré los siguientes cuatro puntos importantes:

・La protuberancia que vemos en el lado del dedo meñique en la muñeca, corresponde a la apófisis del hueso cúbito.
・La apófisis del cúbito se verá más pronunciada o menos pronunciada según la rotación de la muñeca.
・Cuando se gira la muñeca de tal manera que el pulgar quede hacia dentro, la apófisis del cúbito sobresale.
・Cuando se gira la muñeca de tal manera que el pulgar quede hacia afuera, la apófisis del cúbito se vuelve menos visible.

Especialmente, si pones atención al hueso cúbito a la hora de ilustrar personajes masculinos,
conseguirás dibujar antebrazos y muñecas que se vean “rudos”, lo cual te servirá para acentuar las características físicas masculinas.

Espero que pongas en práctica lo que haz aprendido aquí.

(Texto original e imágenes: Setsu Yoshida)