¿A veces no te pasa que simplemente no puedes dibujar por más que quieras?

Cuando no logras ilustrar bien ni siquiera esos personajes o figuras que se supone que estás acostumbrado a dibujar, es posible que estés pasando por una “crisis creativa”.

Pero, ¿por qué es que ocurren las crisis creativas?
En este artículo trataré de explicar las posibles causas.

1. ¿Qué es una crisis creativa?

Para empezar, ¿exactamente qué es una crisis creativa?

En el idioma japonés, para referirse a la crisis creativa se utiliza el anglicismo slump, que significa “bajón repentino”.
En el caso de un ilustrador o dibujante, estar en “crisis” (slump) significa que se ha caído momentáneamente en un estado en que no le es posible dibujar con la misma calidad de siempre.

Pero, ¿por qué será que, uno llega a caer en estado de crisis a tal punto que no puede dibujar ni siquiera lo mismo de siempre?
A continuación, analizaremos algunas causas posibles.

 

2.【Causa 1】Ansiedad por querer ser mejor

(Traducción de los textos de la imagen de abajo:
“Tengo que mejorar mi talento…”
“No puedo quedarme en este nivel…”)

El deseo de querer ser cada día mejor en el dibujo, es un sentimiento necesario para progresar en el arte de la ilustración.
Pero cuando este sentimiento se convierte en ansiedad, es posible que uno llegue a perder la calma, y por ende, se nos dificulta el simple hecho de dibujar.

Si tus deseos de superación van acompañados de sentimientos de angustia o desesperación por no saber cómo lograrlo, es posible que estés en una crisis de ansiedad.

【Una posible solución】
(Traducción de los textos de la imagen de abajo:
“Esta parte me quedó bien.”
“Veo que sí he progresado.” )

Cuando sufrimos ansiedad por querer ser mejor, es posible que nosotros mismos no estemos siendo capaces de aprobar la calidad de nuestros dibujos, o que estemos enfocándonos solamente en nuestras imperfecciones o insuficiencias.

Cuando nos pasa esto, lo que debemos hacer es buscar aspectos positivos en nuestros dibujos.
Puede ser que te guste la coloración que utilizaste en algún dibujo, o que veas que te haya quedado bien alguna figura que dibujaste en algún momento.
No importa cuán pequeño que sea. Lo importante es encontrar algún detalle que te guste de tus propios dibujos.

Otra posible solución, puede ser comparar tus dibujos del pasado con los actuales.
Si has perseverado en el dibujo, lo más probable es que encuentres indicios de que has progresado.

Si aún así no se te calma la ansiedad, podría ser mejor que te tomes un descanso, y te pongas a hacer otra cosa que no sea dibujar, para que refresques tu mente.

 

3.【Causa 2】Cansancio

Cuando estamos cansados se nos baja la capacidad de concentración, e inconscientemente la forma en que trazamos las líneas o coloreamos se vuelve tosca o brusca.

Además, el cansancio hace que nos moleste sobremanera cualquier cosa. Por ejemplo, nos ponemos de mal humor hasta por una pequeñísima distorsión o imperfección, y tendemos a pensar que todo nos queda mal.

【Una posible solución】

Lo mejor que podemos hacer cuando estamos cansados, es dejar a un lado el lápiz (pincel, pluma, etc.), y descansar lo suficiente para refrescar nuestra mente.

Puedes distraerte viendo algún anime, manga o película que te guste, o simplemente puedes pasar un rato ameno con tus amigos.
Si aún así no logras quitarte el cansancio, quizás sea mejor que dejes de dibujar por varios días.

Una vez que hayas logrado refrescar tu mente, podrás volver a dibujar con nuevas energías.
Incluso, es posible que, al ver con ojos nuevos tus dibujos que te habían parecido tan malos cuando estabas cansado, descubras que en realidad tenían aspectos positivos.

 

4.【Causa 3】Desequilibrio entre “dar” y “recibir”

(Traducción de los textos de la imagen de abajo:
Izquierda: Input (“entrada”, o sea, “recibir”)”
Derecha: “Output (“salida”, o sea, ” producir”, “dar”.)

Cuando no se nos ocurre ningún tipo de composición de dibujo, o peor aún, ni siquiera sabemos qué es lo que queremos dibujar, es posible que haya un desequilibrio entre el input (entradas) y el output. (salidas).

<En qué consiste el input
Aquí, con la palabra input (“entrada” o “insumo”, o sea, “recibir”), me refiero a ver algo que te guste, ya sea un manga, anime, revista, película, ilustraciones, paisajes, animales graciosos, etc.
También puede ser ponerte a estudiar sobre técnicas o composición de dibujo o sobre la teoría del color, o ponerte practicar retratando objetos, personas u otras ilustraciones.

<En qué consiste el output
Por otro lado, con la palabra output (“salida” o “producto”, o sea, “dar”), me refiero a ponerte a dibujar ilustraciones o manga.

【Una posible solución】
Cuando somos aficionados al dibujo, a menudo le damos importancia solamente a la actividad de “crear” o “producir” (dibujar, elaborar obras). Sin embargo, las actividades de recibir estímulos e inspiración también son de gran importancia.
Cuando careces de ideas para dibujar, ponte a hacer algo que estimule tu inspiración y motivación.

 

5.【Causa 4】Compararse con los demás o depender de la aprobación ajena

(Traducción de los textos de la imagen de abajo:
“Nadie me ha dado un ‘me gusta’… ”
“Me deprimo al comparar mis dibujos con los de otros..”)

Al compartir nuestras obras en la redes sociales, es posible que muchas personas las vean y reaccionen o hagan comentarios.
Cuando no conseguimos una aprobación satisfactoria, o notamos que otra persona consigue más cantidad de “me gusta” o mejores comentarios, eso nos afecta, y hasta podemos sentirnos deprimidos.
Ahora bien, si esto pasa solamente de vez en cuando no hay tanto problema, ya que más bien nos puede motivar para esforzarnos más. Sin embargo, si ocurre frecuentemente, es probable que nos haga perder el ánimo, a tal punto que caemos en una crisis creativa.

【Una posible solución】

Si tiendes a compararte constantemente con los demás, o te afecta bastante la aprobación de los demás, quizás sea mejor dejar de ver las redes sociales durante un tiempo significativo.

Otra posible solución es preparar tu mente antes de publicar tus obras en las redes sociales. Encuentra tú mismo aspectos positivos de la obra que estás a punto de compartir. De esta manera, aún en el caso de que no consigas una aprobación satisfactoria, podrás decirte a ti mismo algo así como “aunque esta vez no conseguí una buena aprobación, al menos sé que he mejorado en comparación a mis dibujos anteriores”.

 

6. Para finalizar

Quizás, las crisis creativas son inevitables. Es algo por lo que todo aficionado al dibujo tiene que pasar.
Por eso mismo, cuando te llegue a ocurrir, trata de no preocuparte demasiado. La crisis no durará para siempre.
Espero que al conocer las posibles causas y soluciones ante las crisis creativas, sepas encontrar tú mismo el camino de salida, para que disfrutes al máximo tu quehacer artístico.

(Texto original e ilustraciones: sakaki)