A veces, cuando dibujas escenas donde hay muchas personas,
¿no sientes la necesidad de tener más variedad de poses para diferenciar a los personajes?

Si aprendes a dibujar personajes con los brazos cruzados, no sólo podrás aumentar la variedad de poses,
sino que también adquirirás la habilidad de caracterizar personajes con un aire de confianza, o que están pensativos.

Al inicio te podrá parecer difícil, pero verás que con sólo seguir unos cuantos pasos, lo lograrás fácilmente.
¡Así que, manos a la obra!

1. Pose de frente con brazos cruzados

Primero, vamos a dibujar un personaje con los brazos cruzados y que está posicionado de frente.
Para ello, abrimos un nuevo lienzo, y dibujaremos el boceto utilizando el pincel en modo de “lápiz”.
Para utilizar el pincel modo “lápiz”, simplemente debes seleccionar el ícono de “pincel” en la barra de las herramientas.

(Imagen: versión para iPad)

Iniciamos dibujando la cabeza y el torso del personaje mirando hacia el frente, pero sin los brazos aún.
En el ejemplo mostrado aquí, ilustraremos solamente la mitad superior del cuerpo.

A continuación, añadiremos la mitad superior de los brazos (del hombro al codo).

Hay que considerar que la manera en que un personaje cruza los brazos, dependerá de su contextura corporal (si tiene brazos musculosos, delgados, etc.), entre otros factores.

En este ejemplo, he optado por dibujar los codos dirigidos un poco hacia el centro del cuerpo,
pero en caso de que no tengas una imagen predefinida, también puedes dibujar la parte superior de los brazos en posición vertical, o sea, sin inclinación.
Una vez que tengamos dibujada la parte superior de los brazos, borramos las líneas de las partes del torso que ya no necesitaremos.

A continuación, tenemos que definir cuál brazo irá encima del otro.
En este ejemplo, he optado por poner encima el brazo izquierdo,
así que dibujaré primero el brazo izquierdo.

Extendemos el antebrazo izquierdo hasta que llegue detrás del codo derecho.
La muñeca de la mano izquierda debe quedar doblada hacia el interioir, detrás del codo derecho.
El punto clave está en la manera de dibujar el codo izquierdo.
Tal como se muestra en la figura de abajo, si dibujas la línea de la parte superior del codo izquierdo (en el ejemplo, la parte de la línea azul dentro del círculo) de tal manera que quede sobresaliente,
lograrás que el brazo adquiera un aspecto tridimensional.

Ahora, dibujaremos el antebrazo derecho, de tal manera que se extienda hacia detrás del codo izquierdo.
Ya que el antebrazo derecho queda debajo del brazo izquierdo, no será necesario dibujar las partes correspondientes a las líneas celestes del ejemplo, excepto cuando quieras alcanzar una alta precisión.

Aquí, la parte correspondiente a la línea roja del ejemplo es la que debe sobresalir para conseguir un buen efecto tridimensional.

Por último, dibujamos los dedos de la mano derecha.
Dibuja la mano derecha de tal manera que se vea enganchada al brazo izquierdo.

Ahora que ya tenemos el boceto hecho, definiremos las líneas con el pincel en modo de “bolígrafo”.
Al añadir arrugas a la ropa, lograrás conseguir un mayor efecto tridimensional.

Si quieres que el brazo derecho quede encima, simplemente cambia el orden de los pasos descritos arriba.

2. Ejemplo 1 de Pose diagonal con brazos cruzados (brazo izquierdo encima)

Siguiendo el mismo patrón, vamos a dibujar una pose en diagonal con los brazos cruzados.
Primero, dibujamos en un nuevo lienzo, el boceto de la cabeza y el torso.

A continuación, añadiremos la mitad superior de los brazos, pero hay que tomar en cuenta lo siguiente:
Ya que NO es posible cruzar los brazos manteniéndolos apretados contra el cuerpo,
debemos dejar un espacio abierto entre los brazos y el torso.

Ahora, continuamos dibujando el boceto de manera que el brazo izquierdo quede encima.
Los pasos a seguir son casi lo mismo que lo que hicimos para dibujar el personaje que está de frente,
pero necesitamos añadir unas pequeñas curvas en el antebrazo izquierdo (las partes indicadas con flechas en el dibujo indicado aquí abajo).
De esta manera, mediante las curvaturas livianas, le daremos un aspecto natural al antebrazo derecho.

A continuación, dibujamos el antebrazo derecho y la mano derecha, luego borramos la líneas innecesarias,
y así, obtendremos el boceto de la pose deseada.
Para dibujar la mano derecha, procura que el dorso de la mano quede de frente hacia uno mismo.


Al igual que en el ejemplo anterior,
a la hora de dibujar las líneas fijas con el modo “bolígrafo”,
presta atención a los detalles de las arrugas de la ropa.

3. Ejemplo 2 de Pose diagonal con brazos cruzados (brazo derecho encima)

En el caso de una pose diagonal, cuando queremos invertir el brazo que quede encima,
no podemos lograrlo simplemente invirtiendo el orden de los pasos descritos arriba.
lo que sí sigue siendo igual es el procedimiento inicial de dibujar la cabeza, el torso y la mitad superior de los brazos.

A continuación, dibujaremos primero el antebrazo derecho.
En este caso, es necesario dibujar la parte correspondiente a la línea roja del ejemplo, de tal manera que quede sobresaliente, para conseguir que la posición de los brazos quede bien marcada.

Los dedos de la mano derecha quedarán ocultos detrás del brazo izquierdo,
así que sólo será necesario dibujar parcialmente el dorso de la mano.

Ahora sí, continuamos con el procedimiento similar al ejemplo anterior:
dibujamos el antebrazo izquierdo de tal manera que quede debajo del brazo derecho,
luego dibujamos los dedos de la mano izquierda, y borramos las líneas innecesarias.

En este caso, toma en cuenta que no se puede ver el dorso de la mano izquierda
sino sólo las puntas de los dedos.


4. Procura dibujar de manera más realista

¿Cómo te ha parecido?
¿Verdad que era más sencillo de lo que te imaginabas?

Para conseguir dibujos más realistas, será bueno que utilices como ejemplo fotos reales,
y estudies los detalles de las arrugas en la ropa.

Espero que aproveches los tips aprendidos aquí para ilustrar diferentes escenas.

(Texto e ilustraciones: Hiroshi Takeuchi)