En este artículo, vamos a ver una técnica apta para principiantes para colorear el cabello de los personajes que dibujamos.

1. Aplicación del color base

Primero vamos a aplicar el color base al arte lineal (line art).
Para ello, creamos una nueva capa debajo de la capa donde está el arte lineal.

A la capa nueva que hemos creado, la nombraremos “color base cabello”, para poder distinguirla del resto de capas.

Para aplicar el color al cabello, utilizaremos la herramienta “cubo” o “bote de pintura” (el ícono marcado con un círculo amarillo en la imagen mostrada abajo).

Una vez que tengamos seleccionada la herramienta “cubo”, pulsamos o hacemos clic encima del área del cabello para aplicar el color.

A veces, al aplicar color con la herramienta “cubo”, ocurre que quedan pequeñas partes sin pintar.
Para disminuir la incidencia de partes que quedan sin pintar, ajusta la función “expandir” de la herramienta “cubo”.

En caso de que a pesar de haber ajustado la función “extensión” aún queden pequeños espacios sin pintar (tal como se muestra en la imagen de abajo), entonces utiliza el pincel para rellenar dichos espacios.


Una vez que rellenemos todo el área del cabello, habremos terminado el primer paso.

2. Aplicar sombreado

El siguiente paso es añadir sombras al cabello.
Para ello, creamos una nueva capa encima de la capa del color base de cabello.
En esta capa, marcamos la casilla de la función “recorte” para que quede activada.

La función “recorte” es muy útil, ya que al estar activada, evita que los colores que apliquemos se desborden del área que está pintada en la capa que está debajo.

Para las sombras, utilizaremos un color que sea más oscuro que el color base del cabello.
A la hora de colocar las sombras, necesitamos tomar en cuenta de qué dirección es que pega la luz sobre el personaje. Esto quiere decir que debemos definir dónde se encuentra la fuente de luz.

Si eres principiante, te resultará más fácil una composición en la que la luz proviene desde uno de los lados, en vez de una composición en la que la luz pega de frente al personaje.


Una vez que tengamos definido de dónde proviene la luz, vamos aplicando el color de sombreado en las partes donde se supone que se producen las sombras.

3. Difuminar las sombras

Para difuminar el color de las sombras, utilizaremos el aerógrafo.
Puedes encontrar el aerógrafo en la ventana de “pincel”.

Ajustamos el tamaño de trazo del aerógrafo a un tamaño similar al de la cabeza del personaje, ya que vamos a aplicar trazos grandes.
El color a aplicar con el aerógrafo es el mismo color que hemos utilizado en el paso anterior.
Siempre tomando en cuenta dónde se supone que está la fuente de luz, aplicamos el color de tal manera que se produzca una gradación.

Una vez que hayamos difuminado el color de las sombras, realizamos una aplicación adicional con el aerógrafo, en la franja horizontal que está a la altura de la mitad inferior del cráneo (el área marcada en la imagen de abajo). (Puedes imaginar como si fuese el área en que se forma la sombra del aro de un ángel).

4. Agregar brillos

El siguiente paso es agregar brillos con color blanco.
Para ello, creamos una nueva capa.
En este caso no es necesario activar la función de recorte.
Si la capa tiene la función de recorte activada, entonces desactívala.
Siempre tomando en cuenta la dirección de donde viene la luz, dibujemos los brillos en algunos puntos del área donde acabamos de hacer la última aplicación con el aerógrafo (la franja horizontal que está a la altura de la mitad inferior del cráneo, que en japonés a menudo se le denomina “aro de ángel”).

Así, ya tenemos dibujados los brillos.

5. Difuminar los brillos

El siguiente paso es difuminar los brillos.
Para ello, creamos una nueva capa encima de la capa donde hemos pintado los brillos, y activamos la función de “recorte”.

Utilizando el aerógrafo, aplicamos el color base del cabello encima de los brillos.
Procuremos crear una gradación, de tal manera que los brillos se vean más claros a medida que se acercan a la fuente de luz.

Con esto, ya tenemos terminados los brillos.

[Tips extras]
Con lo anterior podríamos dar por terminada la coloración de cabello, pero a modo de extra, aquí te mostraré unas técnicas para que el cabello se vea más terso o sedoso.
Se trata de una técnica que, al parecer, muchos ilustradores la emplean.

6. Aligerar el flequillo

Para hacer que el flequillo no se vea demasiado sólido o pesado, con el aerógrafo aplicamos el color de piel encima del flequillo. De esta manera, se consigue un efecto visual como si a través del flequillo se viera la piel de la frente.

7. Reflejos de luz

La otra técnica que quiero mostrar consiste en añadir reflejos de luz alrededor del cuello.
Para esto, utilizaremos un color frío, tal como el azul.

Ahora sí, hemos terminado.

¿Qué te ha parecido?
Espero que te resulten útiles las técnicas que he compartido aquí.