Hay muchas personas que, aunque tienen interés en dibujar, no se atreven por no saber por dónde empezar.

Y es que, con sólo pensar en que habría que estudiar sobre dibujo realista, composición, teoría del color, etc., todo parece difícil y complicado.
Pero en realidad, es posible iniciarse en el dibujo de una manera mucho más fácil.

Así que, para aquellos que apenas se van a iniciar en el dibujo,
en este artículo mostraré cómo empezar y cómo ir progresando en esta rama de arte tan fascinante.

1. Intenta primero dibujar lo que se te antoje

Lo primero que debes hacer NO es un ejercicio de dibujo realista típico de esos que se hacen viendo una estatua de yeso, o un “bodegón” (frutas y jarros por ejemplo), sino simplemente dibujar a tu manera.

Así que, escoge un tema o motivo que realmente te guste, ya sea tu personaje favorito, tu flor favorita, un paisaje que te guste, etc.
Al escoger algo que realmente te gusta, podrás disfrutar mientras dibujas.

Además, si tienes un personaje o artista predilecto, se te hará más fácil ir mejorando, ya que tienes una idea concreta de lo que deseas alcanzar.

[ Pero…¿No será que primero debo estudiar sobre el dibujo realista? ]

Muchos creen que para empezar a hacer ilustraciones, primero se debe estudiar sobre el dibujo realista. Sin embargo, no necesariamente es así.

Si tienes ganas de dibujar, lo importante es que primero te pongas a dibujar lo que sea y que lo disfrutes.

Sería una gran pena que, aún teniendo ganas de dibujar, te cohibas o desistas por creer que debes estudiar primero sobre el dibujo realista.

Además, cuando te pones a dibujar algo que realmente te guste, naturalmente te irán surgiendo preguntas tales como “¿cómo debo dibujar esta parte? , o anhelos tales como “Quiero dibujarlo mejor”.
Así, estará bien con que te pongas a averiguar o practicar en el momento que te surjan dichos sentimientos.
Tu cerebro absorberá mejor la información cuando estés realmente motivado.

 

2. Prepara las herramientas para dibujar

Ahora, vamos a preparar las herramientas para empezar a dibujar.

2-1. Si quieres dibujar digitalmente

En caso de que quieras dibujar de manera digital, lo que necesitarás es una aplicación digital para dibujo.
Ahora bien, no es necesario comprar desde el inicio una aplicación, ya que hoy en día, existen aplicaciones gratuitas que son muy útiles.
Así que, será suficiente con que instales en tu dispositivo una aplicación gratuita tal como MediBang Paint.

Si bien, puedes ir aprendiendo a utilizar la aplicación digital mediante tanteos mientras dibujas,
para agilizar el aprendizaje sería bueno que busques los tutoriales o instrucciones básicas en internet.

Antes de empezar a dibujar por primerísima vez, será bueno que al menos te informes sobre cómo realizar las siguientes 4 acciones:
・Cómo cambiar el grosor y el color del pincel.
・Cómo utilizar el borrador.
・Cómo guardar un dibujo.
・(Como punto adicional, en caso de que dispongas de tiempo,) cómo utilizar las capas.

▶︎Para más información sobre cómo utilizar MediBang Paint:
MediBang Paint Tutorial

 

2-2. Si quieres dibujar en analógico

Si quieres dibujar en analógico, lo que necesitas es papel y un lápiz o bolígrafo.
Ya que cada tipo de lápiz o bolígrafo tiene sus propias características, elige el que te resulte más cómodo de usar:
– Lápiz o portaminas: Son aptos para dibujar líneas de diferente intensidad, por lo que son útiles para conseguir tridimensionalidad en los dibujos.
– Bolígrafos o plumas de precisión milimétricas: Son aptos para dibujar líneas uniformes, por lo que resultan útiles para dibujar personajes “chibi” (“mini”) o dibujos con coloración sencilla.

 

3. ¡Nadie es bueno desde el principio! Simplemente dibuja como se te antoje

Una vez que tengas las herramientas listas, es hora de empezar a dibujar.

En caso de que vayas a dibujar algún personaje que te guste, será mejor que tengas un material de referencia, que te sirva de ejemplo a la hora de dibujar las partes detalladas de la vestimenta u otras partes.

Por supuesto, puedes empezar haciendo una copia de tu personaje favorito, o puedes dibujar a mano libre un personaje de tu imaginación.

Es posible que te sientas un poco inseguro por ser tu primera vez que te pones a dibujar de lleno.
Pero recuerda que no es necesario pretender dibujar algo bueno desde el inicio.
En caso de que te equivoques, simplemente es cuestión de volver a dibujarlo. Así que, relájate y diviértete.

 

4. Las dudas son oportunidades

Una vez que hayas terminado tu dibujo, ponte a contemplarla.

Si durante o después del proceso de dibujo te surgen dudas o inquietudes, tales como “¿cómo será que está formada esta parte?” o “esta parte no me ha quedado del todo bien”, entonces, es tu oportunidad para progresar.

Por ejemplo, si sientes que no sabes cómo dibujar una mano, puedes ponerte a practicar tomando como ejemplo:

・Una mano real (ya sea la tuya, o la de un amigo o familiar)
・Una imagen de una mano disponible en Internet
・Una mano dibujada por algún ilustrador que te guste

Además, si aprendes la técnica de cómo dibujar manos mediante cursos de dibujo “online” o libros sobre técnicas de dibujo, aprenderás a dibujar con facilidad manos vistas desde diferentes ángulos.

Es muy importante tanto “adquirir” conocimiento como “aplicar” el conocimiento adquirido. Al repetir estos dos procesos, irás aprendiendo y progresando paulatinamente.

Además, al tratarse de dudas o inquietudes que te surgen durante el proceso de dibujo, se te hará más fácil enfocarte en lo que realmente quieres aprender, y así comprenderás mejor la información para ponerla en práctica.

 

5. Repite, repite y repite. Así, ¡progresarás aún más!

Los pasos que hemos mencionado hasta aquí han sido:
・Ponerte a dibujar.
・Contemplar lo que haz dibujado.
・Buscar información sobre los aspectos que te generan dudas o inquietudes.
・Aplicar la información aprendida practicando el dibujo.
Si repites estos pasos, verás que irás mejorando tus habilidades.

Ahora bien, “repetir” no significa que tienes que hacer el mismo dibujo varias veces. Ponte a dibujar cada vez lo que te dé ganas de dibujar.

Eso sí, para progresar, es mejor completar los dibujos y no dejarlos a medias. Así que, trata de fijar un periodo en el que debes terminar el dibujo. Por ejemplo, puedes fijar como meta un periodo de una semana para terminar la obra. Así, irás dibujando poco a poco cada día, según lo que te permita tu itinerario.

También puede ser buena idea compartir en las redes sociales los dibujos que sientas que te han quedado bien, ya que al interactuar con otras personas que también son aficionadas al dibujo, podrás incrementar tu motivación para seguir adelante.

(Texto original e imágenes: sakaki)