Esta vez vamos a dibujar una mano en forma de puño.

Para empezar, analicemos la estructura ósea de la mano.

La estructura de la mano

Si bien NO es necesario que te aprendas los nombres complicados de los huesos,
vale la pena estudiar un poco sobre los huesos de la mano
para lograr una comprensión real de su estructura.

(Imagen de la izquierda: vista del dorso de la mano. Imagen de la derecha: vista de la palma de la mano.)

Tal como se muestra en la imagen de arriba, los huesos de la mano se dividen en tres segmentos:
huesos de la muñeca denominados carpo (indicados en color amarillo en la imagen de arriba),
huesos de la palma denominados metacarpo (indicados en color verde),
y los huesos de los dedos denominados falanges (indicados en color morado).

Por otro lado, el punto donde los dedos se doblan se llama:
articulación metacarpofalángica.

 

Los dedos no se doblan desde la base, sino desde la articulación

Cuando ponemos la mano en forma de puño, ¿desde dónde exactamente es que se doblan los dedos?

Si bien, tendemos a pensar que los dedos se doblan desde la base (desde donde inician),
en realidad, se doblan desde la articulación metacarpofalángica.

Si observamos la mano desde el lado de la palma,
notaremos que, cuando doblamos los dedos, en realidad no sólo se doblan los dedos en sí,
sino que la parte doblada inicia desde donde está el pliegue superior de la palma,
que es justamente donde está la articulación metacarpofalángica.


(Imagen de arriba:
Línea azul: La parte doblada NO inicia desde aquí.
Línea roja: Aquí es donde inicia la parte doblada.)

Si miramos la mano de lado, podremos ver claramente a partir de donde es que inicia la parte doblada,
tanto en el lado del dorso como del lado de la palma.

Observa que el dorso de la mano se dobla a partir de la articulación.
Por su lado, la palma se dobla a partir de pliegue superior, y no desde donde inician los dedos.

 

La articulación metacarpofalángica forma una línea arqueada

El siguiente punto a tomar en cuenta es que la articulación metacarpofalángica forma una línea ligeramente arqueada..

 

Esta característica es muy notable cuando vemos el puño de frente.

A continuación, vamos a intentar dibujar un puño,
poniendo atención en a partir de dónde es que se doblan los dedos,
así como en la forma de la línea de la articulación metacarpofalángica.

 

¡Manos a la obra! Dibujemos un puño

Veamos cómo se ve un puño tanto desde el lado del dorso como desde el lado de la palma.

1) Atari de un puño visto desde el lado del dorso

Elaboremos el atari de un puño visto desde el lado del dorso.

Primero, dibujamos un rectángulo, el cual servirá como atari de la parte del dorso.

Luego añadimos una línea que corresponde al atari de la porción de la articulación metacarpofalángica que se extiende desde el dedo anular al meñique.

Recuerda que, tal como lo habíamos mencionado, la articulación metacarpofalángica forma una línea ligeramente arqueada.
En la región correspondiente a los dedos anular y meñique, la línea de la articulación metacarpofalángica está más baja (más arqueada hacia abajo) que en la región correspondiente a los dedos índice y medio.
Así que, la línea que dibujamos aquí debe tener una curva ligera.

A modo de líneas centrales, añadimos una cruz.
(Esta cruz nos sirve para dividir el dorso a la mitad tanto vertical como horizontalmente.)

Añadimos los ataris de cuatro dedos (meñique, anular, medio e índice).

A continuación, le damos forma a los dedos.

En cuanto a los dedos anular y meñique, ya que desde este ángulo prácticamente no se ven,
nos limitaremos en dibujar unos ligeros abultamientos que corresponden a la articulación de dichos dedos.
Por su lado, los dedos índice y medio sí están visibles, así que debemos moldearlos bien.

Por último, añadimos la muñeca, y ya está.

2) Un puño visto desde el lado de la palma

Ahora, veamos cómo dibujar un puño visto desde el lado de la palma.

Al igual que en el caso anterior, primero dibujamos un rectángulo que sirve como atari de la palma.

Luego, añadimos una línea que corresponde al pliegue que está justamente en el doblez de la palma.
Más adelante, esta línea nos va a servir como guía, para saber dónde se ubican las puntas de los dedos doblados.

Arriba del rectángulo, dibujamos una línea ligeramente arqueada, que corresponde a la articulación metacarpofalángica.

Luego, dibujamos una línea que corresponde a la base del dedo índice.
(la línea exterior del contorno del dedo índice.)

Ahora, añadimos los ataris de cuatro dedos, o sea, de los dedos índice, medio, anular y meñique.

Para que los dedos se vean naturales, en vez de dibujarlos con líneas perpendiculares,
debemos dibujarlos con líneas que se orientan hacia el centro de la muñeca.

Ahora, dibujamos la base del dedo meñique.

Agregamos el pulgar.

Dibujamos el contorno de la parte que se extiende desde el dedo meñique hasta la muñeca.

Por último, añadimos la muñeca, y ya está.

 

Haz fotografías de tus propias manos

La técnica de dibujo que he mostrado aquí es simplemente un ejemplo,
ya que la manera de dibujar una mano puede ser diferente entre cada persona.

Lo mejor es dibujar de la manera que te resulte más cómodo,
pero es importante que observes con detenimiento una mano real mientras dibujas,
pues las manos tienen una estructura muy compleja.

Te recomiendo que tomes fotos de tus manos para que te sirvan de material de referencia,
o que mires tus manos en un espejo mientras las dibujas.

Si eres principiante y usas una aplicación de pintura digital, te recomiendo que tomes con tu celular (teléfono móvil) una foto de tus manos, y que abras la foto en la aplicación, para trazar encima de la foto.

Espero que intentes dibujar distintas poses de manos.

(Puede que te interese también el siguiente artículo:

[Mejora tus habilidades] Cómo dibujar manos tomando como base la estructura ósea y las proporciones anatómicas (nivel intermedio)

(Texto original e imágenes: Setsu Yoshida)