“He aprendido las técnicas básicas para dibujar rostros y dibujar cuerpos con proporciones adecuadas,
y en general, ya me la juego bastante para poner en el lienzo lo que quiero dibujar, pero
mis dibujos se ven planos y monótonos…
¿Acaso eres uno de los que se sienten así?

En este artículo te mostraré algunas técnicas para que logres un efecto tridimensional en tus ilustraciones, y por ende, se vean más atractivas.
Todas son fáciles, así que, aunque seas principiante podrás empezar a utilizarlas de inmediato.

1. Aprende a percibir la tridimensionalidad del cuerpo

Observa el dibujo de arriba.
Podrás ver que las líneas de la cara y del cuerpo son prácticamente rectas,
y la sensación de profundidad y de redondez es nula.

Especialmente cuando dibujamos un personaje,
si tomamos conciencia sobre la necesidad de conferirle redondez a la figura,
podremos aumentar en gran manera el efecto de tridimensionalidad.

Es útil captar las partes de una figura, como si tuviesen formas geométricas tridimensionales, tales como cilindros y cubos.
No sólo personajes, sino también objetos pequeños, animales, y hasta los fondos de las ilustraciones…
todo puede ser sustituido por cilindros y cubos en la imaginación.
Ten en cuenta que no estamos hablando de cuadrados o círculos planos, sino de cilindros y cubos,
o sea, figuras que tienen profundidad, que son tridimensionales.

Si imaginamos no sólo lo que se ve, sino incluso las partes que quedan ocultas a la vista,
entonces podremos tener una buena percepción para elaborar el line art (arte lineal) con efecto tridimensional.

En la imagen derecha de arriba, he sustituido las partes de la figura inicial de la chica por cilindros y cubos.
Así mismo, he añadido líneas rojas para indicar la redondez de cada parte.
A pesar de ser un simple conjunto de cilindros y cubos,
la imagen derecha se ve más tridimensional que la imagen de la izquierda, ¿verdad?

Con base en estos principios, vayamos mejorando la imagen de la chica que hemos mostrado al inicio.

(Explicación de la imagen de arriba: corregir el codo puntiagudo, dándole redondez en las líneas.
Así mismo, darle redondez a los hombros y el torso en genera. En el caso de figuras femeninas, añadimos redondez en la zona del pecho).

Naturalmente, la forma de cilindro es más evidente en los brazos y piernas, pero en realidad hay que tomarlo en cuenta en otras partes del cuerpo también.
Con sólo hacer pequeños cambios dándole redondez a las distintas partes del cuerpo acorde a la forma de un cilindro, se ha podido aumentar bastante el efecto tridimensional de la figura.

Del mismo modo, vamos trabajando en el rostro,
redondeando las líneas del mentón y de las mejillas,
que se veían demasiado puntiagudas en el dibujo original.


De la misma manera que las partes del cuerpo, el dobladillo y los puños de la ropa también deben estar acorde a las líneas cilíndricas, para lograr describir el grosor y tridimensionalidad de la vestimenta.
En particular, en los puños de las mangas, en realidad la tela rodea los brazos y continúa hacia las parte trasera que no es visible en el dibujo.
Así que, para aumentar el afecto tridimensional, se recomienda dibujar líneas que parecieran continuar hacia detrás de las partes del cuerpo.

 

2. Cuanto más cerca esté, más gruesa será la línea


En el arte de la ilustración, para crear una sensación de perspectiva,
a medida que un objeto esté más cerca, se dibuja con líneas más gruesas,
y a medida que un objeto se aleja, se dibuja con líneas más finas.
Así que te recomiendo que emplees líneas más gruesas para los objetos en primer plano
o que estén más cercanos al espectador.


Especialmente, cuando queremos destacar una parte en particular dentro de la composición del dibujo,
tal como la mano de un personaje que extiende su brazo en pose de invitación o de victoria,
o la pierna de una personaje que muestra una pose de patada, etc,
se recomienda emplear líneas tan gruesas que incluso puedas sentirlas un poco exageradas,
para lograr enfocar la atención de los espectadores de manera inmediata.

 

3. La técnica  de “omitir detalles a propósito”

Usualmente, dibujamos la cara, el cabello, el cuerpo, la indumentaria y los accesorios, en fin todas las partes con el mismo esmero y cuidado.
Sin embargo, existe una técnica en la que se omite a propósito los detalles de algunas partes.

En la imagen de arriba, he omitido dibujar detalladamente la trenza de pelo que está del lado posterior.

Podemos omitir los detalles de los siguientes elementos:
– objetos o figuras que están al fondo o que están lejos.
– objetos o figuras que NO queremos que se destaquen (debido a que hay otras partes que sí queremos que se destaquen),

Al dibujar dichos objetos con líneas muy finas omitiendo los detalles, éstos se verán como si estuviesen lejos, y por ende, podremos conseguir una sensación de profundidad en nuestra ilustración.
Así mismo, las partes “omitidas” hacen contraste con las partes bien detalladas,
por lo que sirven para reforzar el efecto de destacamento de las partes donde deseamos concentrar la atención.

Adicionalmente, en caso de colorear la ilustración, si pintamos las partes “omitidas” con un color tenue, lograremos que se vean aún más distantes, y aumentaremos la tridimensionalidad del dibujo.
También se puede conseguir un efecto interesante si aplicamos gradación al color.

Es posible que nos sintamos cohibidos a emplear la técnica de “omitir”,
ya que tememos que se vea como simple “flojera” o “pereza”,
pero en realidad, es un recurso muy eficaz si sabemos aplicarlo en los puntos adecuados.

 

4. Usa diferentes grosores y tipos de líneas


Arriba se muestran dos dibujos que tienen exactamente la misma composición.
Sin embargo, ¿no te parece que la imagen derecha se ve más refinada y con mayor vivacidad?
La diferencia es que la imagen de la izquierda ha sido dibujada con un solo tipo de pincel, y todas las líneas tienen el mismo grosor,
mientras que la de la derecha, ha sido elaborada con diferentes tipos de pincel, empleado líneas de distinto grosor para cada parte de la figura.

★Las partes que se deben dibujar con grosor y fuerza:
・Contornos de la cara y el cuerpo
・Zonas sombreadas y las partes donde las líneas del cabello o de la ropa se superponen

★Las partes que se deben dibujar con líneas finas:
・Flujo del cabello
・Arrugas de la ropa
・Objetos pequeños

Para ser más específicos, en la imagen de la derecha, los contornos y las sombras se han dibujado con un pincel tipo “pluma”, mientras que las arrugas de la ropa se han dibujado con un pincel tipo “lápiz”.
En particular, es recomendable dibujar las arrugas de la ropa con líneas más delgadas en comparación con las líneas de contorno, ya que así se logra expresar la suavidad de la ropa.
Así que, el emplear distintos tipos de pincel para una sola ilustración, también es una técnica muy efectiva.

Bueno, de esta manera he mostrado aquí una serie de técnicas.
Hemos comprobado que, con sólo emplear unos pequeños cambios,
podemos transformar un dibujo plano y monótono, a un dibujo con aspecto tridimensional.

Todas las técnicas mostradas aquí son tan sencillas que puedes empezar a emplearlas hoy mismo,
así que espero que las pruebes para mejorar tu line art (arte lineal).

(Texto original e imágenes: Naoko Hara)
twitter:@nao_comic